Recomendaciones oftalmológicas:Infección ocular

From Oftalmologia online
Jump to: navigation, search
This page is a translated version of the page Ophthalmic advices:Eye infection and the translation is 100% complete.

Other languages:
català • ‎English • ‎español • ‎español (México)

La infección ocular es el crecimiento de microorganismos en el interior del ojo. Las infecciones pueden ocurrir en cualquier parte del cuerpo, afortunadamente las infecciones en los ojos son extremadamente raras. El ojo es un órgano muy noble pero delicado, todas las estructuras son importantes para su funcionamiento y el daño de una infección puede ponerlo en riesgo. La infección ocular puede ser una afectación muy grave en el ojo que cause pérdida de la visión y en casos más severos pérdida del ojo.

Causa

La causa de la infección es el crecimiento en el interior del ojo de microorganismos, que al hacerlo van dañando las estructuras. La infección puede producirse por ejemplo por bacterias u hongos, que entran el interior del ojo facilitados por heridas en los ojos o después de traumatismos y lesiones. Los microorganismos pueden generar productos tóxicos y tienen en cada caso un comportamiento diferente; las bacterias normalmente crecen muy rápido, mientras que los hongos se desarrollan más lentamente pero son muy difíciles de tratar. El daño en el ojo aparece relacionado a la propagación de los microorganismos en los tejidos y a la inflamación que ocurre en el interior del ojo. El crecimiento ocurre sobre todo en la parte de la cavidad gelatinosa del ojo (el vítreo). El cuadro puede presentarse en horas y es urgente su valoración y tratamiento.

Hay mayor riesgo en los pacientes que han sido operados de los ojos, han recibido un traumatismo o una lesión en los ojos. Especialmente si los pacientes no han sido atendidos correctamente o no se han seguido las indicaciones del oftalmólogo. También las personas que se encuentran con mal estado general y tienen un problema en el sistema inmunitario de defensa o en los pacientes diabéticos. Especialmente en estos casos, las infecciones del resto del cuerpo pueden propagarse y terminar apareciendo en el ojo. Por otro lado las infecciones del ojo se pueden propagar a otras partes del cuerpo.

Síntomas

Las molestias que explica el paciente son dolor y enrojecimiento del ojo, pérdida de la visión y a veces molestia con la luz. Puede presentarse opacidad de la córnea y secreción mucosa. También en algunos casos puede aparecer inflamación de los párpados. Es importante hacer una visita con el oftalmólogo ante la mínima sospecha.

Diagnóstico

El diagnóstico de la infección ocular se hace en una exploración oftalmológica completa. Es importante hacer una exploración con dilatación de la pupila para valorar la retina. Se observa enrojecimiento del ojo, dolor, muchas veces una zona blanquecina en la córnea de aparición brusca, acompañados de otras manifestaciones. Para tener más información acerca del estado del ojo puede ser necesarios estudios complementarios, como cultivos microbiológicos de la córnea, de las secreciones de alrededor del ojo o de su interior. La ecografía puede ser necesaria para valorar la retina si no se puede ver directamente.

Tratamiento

El tratamiento incluye antibióticos y puede ser recomendable una cirugía urgente. Se debe de iniciar con prioridad y es necesario hacer un seguimiento estrecho. La posibilidad de éxito depende del tiempo de evolución, del estado del ojo y de la respuesta al tratamiento. El tratamiento se tiene que individualizar en cada caso, teniendo un pronóstico reservado respecto a la visión y al ojo.

El tratamiento incluye:

  • Antibióticos o antifúngicos (según el microorganismo sospechoso), que se administran con gotas y a veces puede ser necesario que se apliquen de manera constante. El tratamiento con gotas antibióticas después de lesiones y cirugía disminuye el riesgo de infección que existe por el mismo procedimiento y situación.
  • Inyecciones intravítreas, que son un tratamiento mediante el cual se administra un medicamento a través de una inyección en el ojo. Se coloca de manera local un medicamento a nivel de la parte posterior del ojo que tiene un contenido líquido gelatinoso (el vítreo) a dosis altas que no se podrían conseguir con otras vías de administración. Se administran antibióticos de esta manera en el lugar donde se encuentran la mayoría de los microorganismos.
  • Cirugía: vitrectomía, que se realiza mediante instrumentos muy estrechos, se extrae el contenido líquido gelatinoso (el vítreo) donde se encuentran la mayoría de los microorganismos facilitando la resolución del problema. También se administran antibióticos en el lugar donde se encuentran la mayoría de los microorganismos.