Recomendaciones oftalmológicas:Inyecciones intravítreas

From Oftalmologia online
Jump to: navigation, search
This page is a translated version of the page Ophthalmic advices:Intravitreal injections and the translation is 100% complete.

Other languages:
català • ‎English • ‎español • ‎español (México)

Las inyecciones intravítreas son un tratamiento mediante el cual se administra un medicamento en el ojo a través de una inyección. Se administra de manera local un medicamento a nivel de la parte posterior del ojo (la que tiene un contenido líquido gelatinoso, el vítreo) a dosis altas que no se podrían conseguir con otras vías de administración.

Los medicamentos más habituales son los antiangiogénicos (agentes contra el factor de crecimiento endotelial) y los corticoides. Los antiangiogénicos reducen el crecimiento de vasos sanguíneos anormales y malfuncionantes, deteniendo el crecimiento de las membranas neovasculares en la degeneración macular o los escapes de líquido que causan el edema macular en la retinopatía diabética o las oclusiones vasculares. Los corticoides se utilizan para disminuir la inflamación que se relaciona con el edema macular. Hay otros medicamentos que se pueden utilizar en las inyecciones intravítreas, como son los antibióticos indicados en procesos infecciosos del ojo (endoftalmitis).

Indicaciones

Las indicaciones son para tratar las membranas neovasculares en la degeneración macular y el edema macular (acúmulo de líquido en la mácula) en la retinopatía diabética asociada a la edad, las oclusiones venosas y otros padecimientos.

Decisión

La decisión de aplicar Inyecciones intravítreas requiere de una exploración oftalmológica completa con un examen bajo dilatación de la pupila con el objeto de revisar la retina y en muchos casos apoyarse de estudios complementarios como una angiografía con fluoresceína de la retina y/o una tomografía de coherencia óptica (OCT).

Procedimiento

La inyección intravítrea se realiza en la mayoría de los casos con anestesia tópica, es decir colocando gotas anestésicas en el ojo. Se puede realizar en quirófano o en una consulta preparada pero siempre bajo estrictas condiciones de higiene, con desinfección del párpado y del ojo. Se recomienda hacer un tratamiento con gotas de antibiótico en el ojo durante unos días para evitar el riesgo de una infección. Otro riesgo posible es la aparición de una catarata, que se puede producir por el mismo medicamento. La intervención es rápida, con una duración aproximada de 5 minutos. El resultado de la intervención y la recuperación del paciente dependen en gran medida de la enfermedad y grado que se tratan. En casos favorables la recuperación puede ser rápida y satisfactoria. El paciente se puede reincorporar a su vida diaria fácilmente.

Este procedimiento puede ser exitoso aunque se requieren típicamente varias dosis según la patología. Algunos casos pueden ser resistentes al tratamiento y se tienen que valorar otras opciones de tratamiento para ofrecer un mejor resultado.