Recomendaciones oftalmológicas:Membranas neovasculares

From Oftalmologia online
Jump to: navigation, search
This page is a translated version of the page Ophthalmic advices:Neovascular membranes and the translation is 100% complete.

Other languages:
català • ‎English • ‎español • ‎español (México)

Las membranas neovasculares son un padecimiento de la retina, en el que se producen nuevos vasos sanguíneos que crecen en la retina, normalmente en la mácula. La mácula es el área central de la retina responsable de la visión central que permite ver los detalles finos y realizar actividades precisas tales como leer, conducir o ver los detalles de una cara. Las membranas neovasculares afectan la visión progresivamente con su crecimiento y son causa importante de pérdida de visión.

Causa

La causa de las membranas neovasculares es la aparición de unos nuevos vasos sanguíneos que van creciendo a nivel de la retina y van alterando su forma y función. Estos vasos tienen un funcionamiento anormal y van produciendo acúmulo de líquido y sangrados (hemorragias) y así causando cicatrices en la retina. El origen de los vasos se relaciona con la degeneración de la retina, se asocia a la degeneración macular húmeda o exudativa o forma húmeda de la degeneración macular asociada con la edad, a la degeneración macular miópica y a lesiones que se observan en la histoplasmosis y el trauma ocular.

Hay mayor riesgo de membranas neovasculares con el envejecimiento, se asocia a la forma húmeda de la degeneración macular relacionada con la edad y la miopía, se asocia a la degeneración macular miópica. También se relaciona en casos de pacientes con histoplasmosis o trauma ocular.

Síntomas

Las molestias que el paciente explica son la pérdida de visión progresiva para ver detalles, la visión distorsionada viendo ondulado o una mancha oscura en el centro de la visión. Hay algunos cambios muy sutiles que también se pueden presentar en el ojo afectado, los colores se ven apagados o los objetos parecen ser más lejanos o más pequeños de lo que realmente son. Es importante hacer una visita con el oftalmólogo ante la mínima sospecha.

Diagnóstico

El diagnóstico de membranas neovasculares se hace en una exploración oftalmológica completa con examen bajo dilatación de la pupila para valorar la retina. Se observa una zona de alteración macular con presencia de líquido, hemorragia, cicatrización o un desprendimiento de retina en la zona macular y según la causa acompañado de cambios relacionados con el envejecimento (drusas) o cambios miópicos. Para tener más información es necesario solicitar una tomografía de coherencia óptica (OCT), que mide el tamaño del acúmulo del líquido, las características de la membrana. También es necesario muchas veces, una angiografía con fluoresceína que indica el origen de la fuga de la retina. En algunos casos seleccionados puede ser necesaria una angiografía con verde de indocianina para diferenciar de otras enfermedades de la retina que son parecidas.

Tratamiento

El tratamiento se tiene que valorar en cada caso por el oftalmólogo según la causa, la enfermedad, el tiempo de evolución y el resultado de los estudios. El tratamiento pretende evitar la pérdida de visión progresiva e intentar mejorar la visión en los casos en los que sea posible.

El tratamiento facilita que se recupere la visión, disminuya la distorsión visual y la mancha central; dependiendo del tamaño del edema macular y del tiempo de evolución. El tratamiento se debe de valorar con prioridad puesto que con el tiempo la membrana neovascular va creciendo y la visión va disminuyendo, la mancha y la distorsión aumentan.

El tratamiento actual se basa en:

  • Las inyecciones intravítreas con antiangiogénicos, que son el tratamiento más habitual, se administran de manera local a nivel de la parte posterior del ojo que tiene un contenido líquido gelatinoso (el vítreo) a dosis altas que no se podrían conseguir con otras vías de administración. Los antiangiogénicos (fármacos contra el factor de crecimiento endotelial) reducen el crecimiento de vasos sanguíneos anormales y malfuncionantes, deteniendo el crecimiento de las membranas neovasculares.
  • En casos seleccionados se puede complementar con el láser térmico y la terapia fotodinámica.

Se trata de un padecimiento crónico, en muchos casos van a requerir distintos tipos de tratamiento y distintas dosis a lo largo de varios meses para obtener una resolución.