Recomendaciones oftalmológicas:Oclusión ocular y lente de contacto terapéutico

From Oftalmologia online
Jump to: navigation, search
This page is a translated version of the page Ophthalmic advices:Ocular occlusion and therapeutic contact lenses and the translation is 100% complete.

Other languages:
català • ‎English • ‎español • ‎español (México)

Oclusión ocular

La oclusión ocular es un parche especial que se coloca para cubrir el ojo en el tratamiento y recuperación de algunos casos. Se indica en el postoperatorio inmediato de muchas cirugías oculares y en algunos padecimientos como lesiones y erosiones de la córnea. La oclusión favorece que el ojo se encuentre cerrado en todo momento, sin posibilidad de moverse y recibiendo una presión, de esta manera el ojo descansa y se encuentra más a gusto.

La forma de aplicación es la siguiente:

  • La oclusión ocular se realiza con unas gasas especiales, que se colocan encima de la cavidad del ojo.
  • Se tiene que realizar con el ojo completamente cerrado.
  • Primero se coloca el parche sobre el ojo, generalmente es una gasa que se dobla en dos mitades y se coloca sobre el ojo de manera diagonal hacia afuera.
  • En caso de que se requiera que la gasa sea estéril, es importante lavarse las manos primero y que los dedos no toquen la parte que va a ir directamente en contacto con el ojo.
  • Se colocan unas tiras adhesivas por encima de la gasa que también deberán ir en dirección diagonal hacia afuera, desde la frente hasta la mejilla.
  • La presión resultante tiene que ser moderada, de esta manera se evita el movimiento del ojo. Hay casos en los que se necesita una oclusión más fuerte, generalmente este tipo de oclusión la realiza el oftalmólogo.

La oclusión ocular normalmente se mantiene durante un tiempo determinado para facilitar la recuperación de un ojo. El tiempo de oclusión se indica a cada paciente de manera individualizada. Durante la oclusión muchas veces no es necesario aplicar tratamiento, puesto que se ha aplicado antes. Si se indica un tratamiento será necesario retirar el parche, colocar las gotas y ocluir de nuevo.

En algunos casos puede ser que el parche se manche de secreciones o restos de sangre. Esta situación puede ser alarmante para el entorno si no están prevenidos. Puede ser necesario retirar la oclusión, limpiar el ojo con gasas y volver a poner de nuevo el parche.

La extracción de la oclusión puede ser incómoda en algunos casos por el pegamento de las tiras adhesivas, entonces es preciso realizarla con cuidado.

Lente de contacto terapéutico

El lente de contacto terapéutico es un lente especial que se utiliza en el tratamiento y recuperación de algunos casos. Es un lente de contacto de tipo blando, bien tolerado, sin graduación y su colocación en la córnea, simplemente protege el ojo. Se indica en el control de algunos padecimientos como lesiones, diferentes tipos de erosiones corneales y después de alguna cirugía ocular. La colocación del lente de contacto terapéutico se realiza como cualquier otro lente de contacto y en la gran mayoría de los casos la hace el oftalmólogo.

El procedimiento es el siguiente:

  • Antes de realizar cualquier manipulación en los ojos es importante hacer un buen lavado de las manos para evitar una infección.
  • Para colocar los lentes se recomienda inclinar la cabeza hacia atrás y mirar hacia arriba para que sea más fácil la manipulación. Puede ser necesario ponernos frente al espejo o que alguien nos ayude.
  • Se tiene que presionar con el dedo medio, suavemente en el párpado inferior y tirar hacia abajo, de tal manera que se forme un espacio entre el ojo y el párpado.
  • El lente de contacto se tiene que manipular con la yema de los dedos. Se tiene que evitar la manipulación con las uñas que podría dañar los lentes.
  • El lente de contacto se coloca en la yema del dedo índice por el lado cóncavo y se tiene que colocar encima de la córnea.
  • Se facilita si se pone la cabeza mirando hacia arriba y con la otra mano (mano no dominante) se ayuda a mantener el párpado superior abierto.
  • El lente de contacto se tiene que colocar en la córnea correctamente. Al principio puede ser que se necesite más de intento hasta que la persona sea más habilidosa. Habitualmente se puede colocar mal por el parpadeo, que puede causar que el lente permanezca en las pestañas o que se aplique doblado.
  • Con el lente aplicado en la córnea se tiene que soltar el párpado lentamente para facilitar que el lente se coloque correctamente. Se facilita su adaptación si se cierra el ojo por unos segundos y se mueve en círculos suavemente, también se pueden masajear los párpados con cuidado. No se tienen que frotar los ojos que pueden causar más irritación.

La colocación del lente de contacto terapéutico normalmente se mantiene durante un tiempo determinado para facilitar la recuperación de un ojo. Si durante el uso del lente de contacto es necesario aplicar un colirio, se pueden colocar las gotas sin necesidad de retirar el lente.

Este tipo de lente de contacto generalmente puede estar por mucho más tiempo que los otros tipos de lente de contacto. Incluso hay pacientes que lo pueden llegar a usar hasta por un mes. Es importante que el uso sea indicado y controlado por el oftalmólogo.

En algunos casos la colocación de los lentes corresponderá con la aplicación de gotas, muchas veces se indican lágrimas artificiales para hidratar el ojo y disminuir molestias. Cuando se colocan las gotas puede causar que los ojos tengan mucha lágrima y puede ser normal que por acumulación de líquido se vea de manera temporal un poco distorsionado o se tengan molestias. Este efecto es temporal y se resuelve con el parpadeo que facilita que se redistribuya la lágrima.

Si la colocación de las gotas produce molestias excesivas es recomendable que contacte con el oftalmólogo para ponerlo en aviso, no se recomienda suspender un tratamiento sin supervisión. Algunas gotas pueden causar irritación por sus componentes y en algunos casos pueden aparecer alergias en personas sensibles. Las gotas se pueden aplicar normalmente sin problemas con los lentes de contacto pero se recomienda que no tengan conservantes.