Recomendaciones oftalmológicas:Pterigión

From Oftalmologia online
Jump to: navigation, search
This page is a translated version of the page Ophthalmic advices:Pterygium and the translation is 100% complete.

Other languages:
català • ‎English • ‎español • ‎español (México)
Pterigión afectando a la cornea

El pterigión es un padecimiento de la superficie ocular, en el que se presenta un tejido fibroso conjuntival de forma triangular con la punta dirigida hacia la córnea y que va creciendo progresivamente. Puede aparecer en un ojo o en ambos y aparecer en cualquier lado del ojo, siendo más frecuente el lado de la nariz. El pterigión puede causar molestias e irritación.

Causa

La causa del pterigión es una respuesta del ojo a las agresiones causadas por la exposición del sol, aire, cambios bruscos de temperatura, traumatismos, sequedad ambiental, inflamación e irritación de los ojos.

Hay mayor riesgo en las personas que trabajan al aire libre y personas que no utilizan protección solar ni tratamiento oftalmológico para la sequedad e inflamación ocular.

Síntomas

Las molestias de los pacientes presentan enrojecimiento del ojo, lagrimeo, sensación de arenilla o de un cuerpo extraño en el ojo. Según el tamaño del pterigión puede causar distorsión de la córnea ocasionando visión distorsionada por efecto de astigmatismo. En algunos casos avanzados, en los que se recubre la conjuntiva y llega a afectar la córnea, la visión se puede afectar al limitar el campo de visión. Incluso se puede llegar a afectar el movimiento del ojo o limitarlo en una posición.

Diagnóstico

El diagnóstico se hace en una exploración oftalmológica, con un examen detallado de la córnea y la conjuntiva. Se observa un tejido de coloración rojiza encima de la córnea. Se puede realizar una manipulación gentil del borde los párpados para ver los márgenes. Es importante hacer una buena exploración para no confundir el pterigión con enfermedades inflamatorias o tumorales del ojo que pueden tener un aspecto muy parecido.

Tratamiento

El tratamiento del pterigión tiene que orientarse en solucionar las molestias, lubricar el ojo para evitar la irritación y valorar la cirugía. Se trata con lágrimas artificiales y colirios antiinflamatorios. La cirugía puede ser necesaria para mejorar las molestias, retirar el enrojecimiento del ojo y detener el avance del pterigión, siendo preferible y con menos riesgo operar antes que esperar que sea mayor. El pterigión puede presentar recurrencia.