Recomendaciones oftalmológicas:Problemas refractivos

From Oftalmologia online
Jump to: navigation, search
This page is a translated version of the page Ophthalmic advices:Refractive problems and the translation is 95% complete.

Outdated translations are marked like this.
Other languages:
català • ‎English • ‎español • ‎español (México)

Los defectos de refracción causan errores del enfoque visual produciendo una pérdida de la visión, siendo esta borrosa. Las imágenes llegan al ojo con los rayos de luz que pasan a través de la córnea, el cristalino y se proyectan en la retina, la parte posterior del ojo para permitir la visión. Los defectos de refracción aparecen cuando las imágenes no se proyectan adecuadamente por un ojo demasiado grande o corto o por una córnea anormal y como resultado la persona ve menos. Los problemas refractivos no necesariamente son un padecimiento habitual en el ojo y pueden ser tratados. Los tipos de problemas refractivos son miopía, hipermetropía y astigmatismo.

Miopía

Miopía y la corrección con lentes

La miopía es un padecimiento de la refracción en el que los objetos cercanos se ven correctamente pero los objetos lejanos se ven borrosos.

En los pacientes miopes son más habituales algunos problemas de los ojos, especialmente de la retina, siendo los más graves los desgarros o desprendimientos de retina entre otros. Es muy importante hacer un seguimiento oftalmológico cuidadoso y estar pendientes de los cambios en la visión.

Causa

Es un ojo demasiado alargado o una córnea más curva de lo normal. La luz pasa en el ojo a través de la córnea y el cristalino para terminar proyectándose en la retina. En la miopía la imagen se proyecta antes de llegar a la retina porque el ojo es muy grande, de esta manera la imagen se obtiene desenfocada y la visión es borrosa.

Hay más riesgo de miopía por cuestiones hereditarias, las personas con miopes en la familia son más propensas a desarrollarla. Se ha relacionado también con realizar frecuentemente actividades a corta distancia. En la mayoría de los casos se inicia en la infancia y va modificándose con el crecimiento, a los 20 años tiende a estabilizarse. La miopía es muy habitual y afecta el 30% de la población.

En algunos casos de miopía importante el crecimiento del ojo no se detiene y la miopía sigue progresando, esta condición se llama miopía alta. El funcionamiento de la retina se va deteriorando y la visión puede afectarse progresivamente o de manera brusca. En estos pacientes hay más riesgos de degeneración de la retina y aparición de membranas neovasculares.

Síntomas

Las molestias pueden manifestarse con una visión baja con dificultad para ver de lejos, incomodidad en la visión, dolores de cabeza e incluso desviación ocular (estrabismo) y ojo perezoso (ambliopía). Es especialmente importante sospecharlo en los niños para ofrecer una corrección adecuada y promover un buen desarrollo visual, especialmente cuando se acercan mucho los libros o las pantallas de ordenador, tienen dificultad para ver la pizarra en el colegio o fuerzan la mirada.

Diagnóstico

El diagnóstico de la miopía se hace en una exploración oftalmológica completa con examen de la refracción.

Tratamiento

El tratamiento se basa en corregir los defectos de refracción; utilizando lentes, lentes de contacto o una cirugía. La miopía no se puede tratar como tal pues está relacionada con el tamaño del ojo. Los lentes típicamente son gruesos en sus bordes y hacen que el ojo se vea más chico de lo que realmente es. La utilización de lentes puede ser muy dependiente. En el tratamiento puede utilizarse la cirugía refractiva para tener una mejor calidad visual y ser más independiente del uso de los lentes.

Hipermetropía

Hipermetropía y la corrección con lentes

La hipermetropía es un padecimiento de la refracción en el que los objetos lejanos se ven correctamente pero los objetos cercanos se ven borrosos o se dificulta para enfocarlos.

En los pacientes hipermétropes son más habituales algunos problemas de los ojos, especialmente de glaucoma. Es muy importante hacer un seguimiento oftalmológico cuidadoso y estar pendientes de los cambios en la visión.

Causa

La causa de la hipermetropía es un ojo demasiado corto o una córnea más plana de lo normal. La luz pasa en el ojo a través de la córnea y el cristalino para terminar proyectándose en la retina. En la hipermetropía la imagen se proyecta después de llegar a la retina porque el ojo es muy pequeño, de esta manera la imagen se obtiene desenfocada y la visión es borrosa.

Hay más riesgo de hipermetropía por cuestiones hereditarias, las personas con hipermétropes en la familia son más propensas a desarrollarla. En la mayoría de los casos se inicia en la infancia y va disminuyendo con el crecimiento. Al nacer el ojo es más pequeño y hay un cierto grado de hipermetropía que se va corrigiendo con el crecimiento del ojo.

Síntomas

Las molestias pueden manifestarse con una visión baja con dificultad para ver de cerca, incomodidad en la visión, dolores de cabeza e incluso desviación ocular (estrabismo) y ojo perezoso (ambliopía). La mayoría de los pacientes con hipermetropía suelen encontrarse bien durante la juventud, porque compensan la mala visión cercana haciendo un esfuerzo de acomodación, sin embargo, implica un cierto grado de tensión de los músculos y más cansancio. Por este motivo son frecuentes problemas de vista cansada en hipermétropes. Es importante hacer una buena corrección aunque sea poca graduación.

La acomodación constante de los músculos oculares puede causar dolor de cabeza y cansancio o enrojecimiento ocular. A veces los pacientes tienen tendencia a estarse frotando los ojos. Es especialmente importante sospecharlo en los niños para ofrecer una corrección adecuada y promover un buen desarrollo visual. Es importante realizar revisiones oculares habituales para corregir los cambios y adaptar la graduación.

Diagnóstico

El diagnóstico de la hipermetropía se hace en una exploración oftalmológica completa con examen de la refracción.

Tratamiento

El tratamiento para la hipermetropía se basa en corregir los defectos de refracción; utilizando lentes, lentes de contacto o una cirugía. La hipermetropía no se puede tratar como tal pues está relacionada con el tamaño del ojo. Los lentes hacen que el ojo se vea más grande de lo que realmente es. En el tratamiento puede utilizarse la cirugía refractiva para tener mejor calidad visual y ser más independiente del uso de los lentes.

Astigmatismo

El astigmatismo es un padecimiento de la refracción en el que se dificulta el enfoque claro de los objetos tanto lejanos como cercanos. Se puede presentar de manera conjuntamente con miopía e hipermetropía.

Causa

La causa es un ojo con un problema en la curvatura de la córnea, que se encuentra irregular en sus ejes. La córnea es una superficie esférica, en el astigmatismo la córnea se encuentra más ovalada, lo cual cambia la curvatura en el eje del ojo y la imagen que se obtiene es poco nítida y distorsionada. La luz pasa en el ojo a través de la córnea y el cristalino para terminar proyectándose en la retina. En el astigmatismo la imagen se proyecta en distintos ejes irregulares, de esta manera la imagen se obtiene desenfocada y la visión es borrosa.

Hay más riesgo de astigmatismo por cuestiones hereditarias, las personas con astigmatismo en la familia son más propensas a desarrollarla. En la mayoría de los casos se inicia en la infancia y va cambiando con el crecimiento. También puede relacionarse con traumatismos, pterigión, enfermedades o cirugías del ojo (como el trasplante de córnea).

Síntomas

La molestia más habitual es la visión borrosa y las imágenes distorsionadas, la visión a lo lejos puede ser más baja y pueden aparecer distorsiones en el cambio de visión de lejos a cerca. Los detalles tanto de lejos como de cerca suelen verse peor. Pueden presentarse dolores de cabeza por el esfuerzo muscular de acomodación para compensar.

Diagnóstico

El diagnóstico del astigmatismo se hace en una exploración oftalmológica completa con examen de la refracción.

Tratamiento

El tratamiento para el astigmatismo se basa en corregir el defecto de refracción, ya sean lentes o lentes de contacto especiales o una cirugía. En el tratamiento puede utilizarse la cirugía refractiva para tener mejor calidad visual con láser de la córnea o por incisiones en la córnea (queratotomías), en casos especiales o con otros defectos refractivos se puede considerar la cirugía del cristalino utilizando lente intraocular tipo tórico.