Recomendaciones oftalmológicas:Hemorragia vítrea

From Oftalmologia online
Jump to: navigation, search
This page is a translated version of the page Ophthalmic advices:Vitreous hemorrhage and the translation is 94% complete.

Outdated translations are marked like this.
Other languages:
català • ‎English • ‎español • ‎español (México)

The eye hemorrhage (vitreous hemorrhage) is a condition of the retina, in which bleeding occurs inside the eye . The interior of the eye contact and the retina lens is a gel called vitreous. The vitreous is normally transparent to allow viewing without hindrances, if bleeding occurs, the blood inside impairs vision. Ocular hemorrhage is a major cause of vision loss can occur in various diseases, being more common in diabetics, by diabetic retinopathy, but can occur in other conditions such as vascular occlusions, retinal tears, trauma, retinal detachment, some hereditary diseases, macular degeneration associated with age, uveitis, surgery, or certain tumors of the eye.

Causa

La causa de la hemorragia es la ruptura de un vaso sanguíneo de la retina. La sangre que contienen los vasos de la retina se fuga y queda dispersa en el interior del ojo ocupando el vítreo. El vítreo en condiciones normales es transparente para permitir la visión sin entorpecimientos, si se produce una hemorragia, la sangre en su interior impide la visión. La rotura de los vasos se puede producir por varios mecanismos, en el caso de la retinopatía diabética y las oclusiones vasculares aparecen nuevos vasos que son más frágiles; en el caso de desgarros retinianos, traumatismos o desprendimiento de retina se producen tracciones en el vítreo que a su vez afectan la retina y pueden causar roturas en los vasos de la retina.

Hay mayor riesgo de hemorragia ocular en la retinopatía diabética, que es un motivo común de pérdida de la visión en diabéticos. Se puede producir en otros padecimientos tales como oclusiones vasculares, desgarros retinianos, traumatismos, desprendimiento de retina, algunas enfermedades hereditarias, degeneración macular asociada con la edad, uveítis, cirugías o algunos tumores del ojo.

Síntomas

Las molestias que el paciente explica son la pérdida de visión de inicio súbito, que puede ser muy importante. Al inicio de la presentación a veces el paciente explica que empezó a ver manchas o un sangrado. Una vez establecida la hemorragia, la visión se afecta según la cantidad y posición del sangrado. La visión puede limitarse en las zonas libres de la hemorragia. Habitualmente persiste visión en la zona periférica. Es importante hacer una visita con el oftalmólogo ante la mínima sospecha.

Diagnóstico

El diagnóstico de la hemorragia vítrea se hace en una exploración oftalmológica completa con un examen bajo dilatación de la pupila para valorar la retina. Se observa un sangrado en el interior del ojo. Puede ser necesario una ecografía si hay un sangrado que nos dificulta ver la retina. Es importante valorar el otro ojo que nos puede dar información muy valiosa acerca del motivo del sangrado. La exploración es muy importante para valorar la causa y establecer el pronóstico y el tipo de tratamiento más adecuado.

Tratamiento

El tratamiento se tiene que valorar en cada caso por el oftalmólogo según la causa, la enfermedad, el tiempo de evolución y el resultado de los estudios.

La hemorragia vítrea puede reabsorberse de manera espontánea en algunos casos, dependiendo de la exploración puede estar indicado esperar un tiempo prudente para ver la evolución. En estos casos se recomienda que el paciente tenga una posición semisentada para que la sangre por efecto de la gravedad se vaya depositando a nivel inferior, pudiendo aclarar la visión y facilitar la resolución del caso o permitir aplicar los diferentes tratamientos en mejores condiciones.

La gran mayoría de los casos se benefician de un tratamiento orientado a resolver la hemorragia y la causa desencadenante. El tratamiento pretende evitar la pérdida de visión y las complicaciones e intentar mejorar la visión en los casos en los que es posible.

Se puede utilizar fotocoagulación con láser, inyecciones intravítreas y cirugía.

  • La fotocoagulación con láser permite evitar la formación de nuevos vasos y prevenir hemorragias o nuevos sangrados. Pueden ser necesarias varias sesiones.
  • Las inyecciones intravítreas con antiangiogénicos administran de manera local el medicamento a nivel del vítreo a dosis altas que no se podrían conseguir con otras vías de administración. Los antiangiogénicos (agentes contra el factor de crecimiento endotelial) evitan el crecimiento de vasos sanguíneos anormales y malfuncionantes. El efecto de los medicamentos es limitado en el tiempo y se pueden necesitar varias inyecciones y tener que combinarlo con otros tratamientos.
  • La cirugía se realiza mediante la vitrectomía y normalmente se reserva en casos en los que hay tracción o no responden a otros tratamientos. La vitrectomía es un procedimiento quirúrgico en el que se entra dentro del ojo con unos instrumentos muy estrechos para manipular su contenido.

El tratamiento se tiene que ajustar según cada paciente y pueden ser necesarios varias sesiones y varios tratamientos según la evolución y respuesta. Es muy importante recordar que los pacientes diabéticos deben de estar bien controlados de los niveles de glucosa, presión arterial, colesterol y triglicéridos pues son factores de riesgo para una mala evolución de la retinopatía diabética. Si los pacientes están descontrolados el daño puede seguir progresando a pesar del tratamiento.